Páginas vistas en total

sábado, 27 de diciembre de 2008

Una prostituta y un vagabundo se enamoran

(Jodie Foster en TAXI DRIVER . Fotografía: Flickr. Autor: zwaik)


Este relato fue publicado en el diario LAVERDAD de Murcia este año 2008 en el concurso RENDIBU 08. Armstrongfl quiere copiarlo aquí. Ha conocido a su autor personalmente hace unas semanas. Tiene su permiso para colocarlo aquí.
Si lee ESCRITOS A DIARIO hoy y lee una historia de una mujer que vive debajo de un puente y tiene un problema, piense en esta historia y desee con el autor Effe y con el australiano que esta historia puede
ser la de esa mujer, pero con un desenlace feliz.
---------------------------------------------------------------------------------------------------
2 -título-
EMILIO EFFE-autor-

Aquellas medias negras ceñidas en los muslos largos provocaban miradas de llama. La
joven se movía con estilo.

Garbosa, consciente de su valor comprimido y oculto debajo de la minifalda gris. Tacones
altos retando al silencio de la calle nocturna. Cada paso, cada gesto de la muchacha
absorbido por los ojos babeantes de esclavos sin remedio, el instinto negro del deseo.

Ella lo conoce. Pendenciera, inflama el vacío del hombre a quien atrapa. Consciente de su
belleza, de sus piernas, su cuerpo compacto y delicado, los senos soberbios otorgan un
particular contorno al jersey de algodón a juego con la falda (forma única que enmarca
cada mujer). Suave, vuelve la cabeza y descubre, exhibe la cara hermosa de esfinge, ángel
perverso: mujer.

Estudia el gesto, las manos acarician el pelo, lo invitan a mostrarse, a tomar cuerpo, le da
permiso para volar. Es un pelo largo y oscuro; salvaje, rebelde -piensa el hombre- y le mira,
juega a hacerse princesa, a no entender qué pasa, quién se esconde para admirarla.

Y es que disimula la perla que es; la que actúa, mujer en esencia. Ésa que las hace
deseables, esa dote del círculo eterno vital en el cielo le hace ser, por sus piernas, sus
sinuosidades, sus perfumes, sus olores, sus movimientos atractivos, atrayentes,
cadenciosos, sus prendas, todo lo que toca (cómo lo toca, cómo deja de ser lo que era)
como algo divino, de otro mundo. Lo deja diferente, trastornado, invadido de inquieta
ternura, de secreto anhelo.

Cara de niño, ojos grandes, espera su mirada, su obsequio. Es la diosa. Pero tu amor es
sólo para mí. También es su enemigo. La marea que marea. Ofrece sus engaños, y
vuelve atrás. Se da y se niega. Sabedora de la pobreza de los hombres. Sabe, sabe. Es
narciso enamorada, torera, lunar, poderosa, inhóspita, húmeda.

El hombre la desea, quiere verla, tocarla, oírla, morderla, besarla, apretarla, gozarla.
Descubrirla. Respira nervioso, excitado.

La joven sigue taconeando lenta, segura. Presiente que el hombre la observa. En la calle,
palpa su ansiedad de calor, de roce.

No está muy lejos, camina apresurado, medio enfermizo, hecho un mendigo, sin ningún
valor. Nada cuenta, nada es más importante que conseguirla. Verla por debajo. Apretarla y
vencerla.

No más de treinta años, es joven. Mal vestido, con la ropa gastada y floja. Lleva un abrigo
largo de paño. El pelo corto y negro. Debe de haber sentido mucho.

Además está ese vacío. Las ganas irreprimibles de descubrir a la mujer. Cualquier mujer,
todas las mujeres distintas, sus misterios y sus vestidos, sus triquiñuelas, gestos, sonrisas
seductoras, sus suspiros. Ojalá que no grite, ojalá que se deje hacer. El corazón del hombre
late fuerte, rápido, desordenado y caótico; ya no hay razón ni espera.

Ella se para, cesa el tacón. Parece que está cogiendo algo del abrigo, una pitillera, un
destello y ya lo besa, el cigarrillo encendido, rojo alarmea en la negritud de la calle, y sopla
silenciosa la bocanada de aromático tabaco rubio. Ahora lo mira, se delata . Lo espera, lo
está esperando. No le deja tiempo a besarlo dos veces, la bestia la abraza por detrás, de
lado , como puede, le quita el cigarrillo. Lo destierra lejos y le besa a ella en los labios, abre
la boca, con su boca se hace paso y la lengua (espada desesperada) estoca su lengua, se
retuerce y le chupa los dientes, se bebe su boca, su baba, toda su pintura.

Apresurado, la empuja a la pared, en el mismo sitio, una mano le aprieta los senos , con la
otra le palpa las nalgas, se atreve debajo, entre las piernas, baja a los muslos, por dentro, y
pellizca la otra boca, y levanta la falda corta y sin soltar ese beso inmenso mira la ropa
íntima y la desea más rápido.

Sigue amasando los senos, insaciable, y se baja a besarlos, a comerlos. Y ella no se queja
gatuna, se revuelve, se estira, gime y toma parte, le palpa el vientre y lo atrae. Sigue sus
caricias y lo aparta, le coge la cara y lo mira fijo a los ojos- «Vamos a un sitio cómodo. No
tengas prisa» El pobre obedece. La sigue atragantándose las ganas, el ansia de calor, de
piel y el mimo de una mujer en una habitación.

Dos siluetas corren de la mano. Un cuerpo de mujer tira de un hombre con abrigo, sumiso.
Apenas alguna gente en la noche, parejas de novios, señores solos expectantes a cualquier
escena, un policía de tráfico.

Al correr dos calles más, se oye ruido de claxon, coches y surgen semáforos, luces.

Y la joven de la falda gris levanta el brazo y consigue un taxi que frena en seco. Abre la
puerta y, sin soltarle la mano al hombre delgado , ordena una dirección al del taxi y éste
arranca urgente.

La habitación del hotel enorme, limpia, moderna. Muebles de diseño, cuarto de baño con
un gran espejo y luces de camerino, bañera amplia, lujosa. En el dormitorio, un ventanal
ocupa toda una pared de marcos blancos, la cortina está corrida. La cama es cuadrada,
grande, cubierta con un edredón de flores. A un lado, una alfombra de pelo blanco,
abrigosa. La puerta del baño cerrada, dos zapatos de tacón enfrente. Un hombre con abrigo
y los zapatos sucios está sentado en el borde de la cama.

Brisa, una mezcla de perfume, lápiz de labios, y deseo, en el aire.

Empieza a hacerse consciente, real, denso, el tiempo. Piensa, impaciente, en su situación.
Sucio, sin lavar, se acaricia la cara con barba de tres días, tantea en los bolsillos del gabán y
no encuentra el bulto del tabaco. Echa una ojeada rápida a la habitación y divisa un
paquete sin abrir de tabaco rubio.

La puerta del cuarto sigue cerrada. La joven abre el grifo de la ducha. Se acerca medio
desnuda, una toalla alrededor de su cuerpo, abre y sus pechos redondos cuelgan y ella le
previene
¯ «Sólo un momento. En seguida estoy contigo»
El hombre asiente, distraído.
Se levanta y se quita el abrigo. Camina hacia el ventanal, abre el paquete de cigarrillos y
enciende uno. Mira a la calle. Sólo luces de colores, y la noche.
La voz de la mujer rompe su ensimismamiento
¯ «¿Ven!»
Ella le espera desnuda, húmeda.

Apaga el cigarrillo, la toma por la cintura, los ojos recorren el cuerpo de la mujer y sin decir
algo la besa en la boca. Ella empieza a quitarle la ropa con prisa y lo empuja al baño,
humedece la esponja azul en agua y esparce el gel.
¯ «Siéntate en la bañera», susurra. Como una madre se estira a cerrar el grifo, frota su
espalda, le hace echarse hacia atrás, le enjabona el pecho, el vientre y la otra mano suelta
sopesa el sexo, lo moja, ahora se lo enjabona.
¯ «¿Pónte de pie!» le dice, y sigue por los muslos, las rodillas. Observa a su adorador
(ahora adorado) por detrás , sus piernas, sus nalgas, su espalda de hombre y sus hombros
fuertes.

De repente, empieza a sentir algo, una alegría, una euforia por lo que está pasando
esa noche, por ese momento, por ese hombre. Y sueña (intemporal ) «Tal vez podamos ser
amigos». Y quisiera que el baño de aquel desconocido durase toda la noche, quisiera
tenerlo para ella más veces. Quisiera que fuera como un hermano, quisiera el compromiso
de encontrárselo todos los días.
¯ «Sé que no me conoces, pero me gustaría decirte »
¯ «¿Vaya!¿Pero si sabes hablar! ¿Creí que te había comido la lengua el gato!». Ella sonríe,
guapísima, los labios hechiceros , llenos de certeza, su cara diferente, feliz y mujer.
¯ «Yo tal vez.... pienses que los hombres, todos ... el modo en que yo me acerqué a ti»
Pero ella no le deja acabar
¯ «¿Acercarte? ¿Un poco más y me secuestras!»ganando terreno, la mujer.
¯ «Bueno, no me lo eches así en cara. ¿Déjame que te diga!»
¯ «!!Habla!Habla!!». Ella deseosa de oír su confesión. Sabe que le está venciendo. Cree que
debe hablar mucho para eternizar ese momento («¿Y si no me dice lo que quiero que me
diga?»piensa ella). Tiene miedo a lo que no debería suceder.
¯ «No me importan muchas cosas», prosigue el hombre «mientras estabas ahí, y yo aquí,
esperándote y mientras caminaba por la habitación y miraba la calle desde esta ventana. Sé
que fue poco tiempo, pero nunca sentí tanto, ni de esta manera».
Interrumpe la mujer:
¯ «Déjame ponerme algo encima. Estoy desnuda.¿Y tú?¿No tienes frío? Creo que nos
tomaremos una copa de licor. Esta charla se está poniendo interesante»
No espera a que el hombre diga sí, prepara dos copas y le ofrece muy seria un albornoz.
Se miran los dos. Logran disimular la pasión extrema que sienten. Él baja la cabeza, como
arrepintiéndose.
¯ «Yo no soy como las otras mujeres», arriesga ella.

Piensa que ahora puede perderlo o ganarlo para siempre. Ninguno de ellos sabía apenas
nada del otro.
Aquella noche, una prostituta bellísima de minifalda gris y un hombre extraño con un
abrigo viejo se confiesan su soledad y su sueño, y allí en la habitación del hotel deciden
encontrarse, dormir juntos y ser como dos hermanos.
---------------------------------------------------------------------------------------

12 comentarios:

merver dijo...

Erótico relato que lees con avidez para conocer pronto como acaban sus protagonistas.
Al final, eso de que acaban como dos hermanos, después de lo leido, como que me dejó un poco desconcertada....

Suave dijo...

Este relato me ha dejado ... me ha dejado ... pensando . Gracias por colgarlo aquí Armstrongfl .

Merver , yo creo que lo amores auténticos son aquellos en que ambas partes son , el uno del otro, amante, amigo, hermano , padre , madre ...

Así me tomo yo el final del relato .

Un beso para todos

CALDERON DE LA HUERTA dijo...

Distinguido Armrstron:
¿Es murciano el autor?
Un saludo.
C.de la H.

A.F dijo...

HOla a todos, cuidado con el día de hoy,es 28 de diciembre.
Saludos a Merverita y Suave.
Calderón, el autor vive en Murcia.
Saludos,
AF

Mayo dijo...

Hola a todas y todos.
Yo pienso que el verdadero protagonista de este relato es la indeseable Soledad.
Tanto ella como él, necesitaban a alguien con quien compartir unos sentimientos, una mirada, un simple guiño. Porque la soledad y la indiferencia -aunque convivas con la gente- es una enfermedad expandida muy difícil de erradicar.

PD:¿Puedo mandar un abrazo?

A.F dijo...

Mayo, no puede enviar un abrazo,
Armstrongfl cree que DEBE enviar un abrazo,
Un abrazo al amigo Mayo
Armstrongfl

Uve dijo...

emmm
¿habré llegado al blog que tenía que llegar? :$ jiji

Feliz cumple!
Un beso!!

Celestino dijo...

Bueno, ya lo le he leído. Lo de acabar como dos hermanos creo que hace desmerecer un poco la historia.
Mejor sería haber dicho "acabaron como amigos".
Como bien dice Mayo....LA SOLEDAD es la protagonista.

Sin polvo también hay paraíso....a veces el amor toma formas tan inconcebibles que solo puede entender el enamorado.

Antonio I dijo...

Interesante y te pone.
El autor nos mueve por los recovecos del erotismo, pero pienso que la proxima vez que lo trabaje, el relato, y cuide el acercamiento de los dos personajes, seguramente el final será distinto y más fuerte que el nudo del relato.
El final debe despertarnos y hacer soltar el libro de las manos.
Un fuerte abrazo de felicitación al autor y otro a usted Boss, por su bondad en pasarlo, no todo el mundo es tan gentil con el projimo.
Besos para las niñas y saludo para los niños.

Európides dijo...

Me ha gustado mucho.

Ciertamente es un relato cargado de de erotismo y de amor ciego, tal vez por la necesidad de los protagonistas de un poco de cariño, que lo buscan porque están carentes de él y que se vuelca en el lo más bonito y puro del amor y la pasión.

A veces, cuando leo un libro, me suelo meter dentro para vivirlo más de cerca si cabe, imaginando todo los escenarios e incluso durante la lectura me llego a confundir e identificar con alguno de los protagonistas.

Pero debo confesar que en este caso me ha resultdo imposible por tal vez pensar más allá.

Todo iba bien hasta que el protagonista decidió casi sin pensarlo besar a la prostituta sin tener en cuenta lo que diez o quince minutos antes puediera encontrarse en la boca de esta chica, que ojalá fuera un chicle o un sabroso y apetitoso caramelo.

No voy a extenderme en los detalles ni a tratar de explicarlos, pues habrá a quien le importe y a quien no según su tendencia, aunque a mi sí en este caso.

Pero sí, bonito relato de amor...
Y que esta bella historia se repita en muchos corazones rotos, que repararán su mal.

Saludos a todos con mis mejores deseos para el 2009.

Leona Catalana dijo...

Mayo pregunta si puede mandar un abrazo, y A.F. le contesta diciendo que "debe" mandar un abrazo.

Cuánta misoginia. Porque no deja de ser misoginia esa actitud de ceñir entre los brazos -poco sexista, al fin y a la postre-, impropia de un abraquicéfalo.

Gozad, caballeros, de cosas más contundentes y jugosas, y dejaos de apretujones, estrechamientos y cercados arredilados. Id al grano, o séase, id directamente al sexo.

firmado y rubricado: TIGRESA

He dicho

armstrongfl dijo...

El hombre y la mujer acaban como 2 hermanos porque se quieren con la lealtad de dos hermanos, por encima del dolor o la pena, siempre estarán juntos. Van a darse el uno al otro todo.
(Effe)